Manifestación por la salud mental.

Y salimos a manifestarnos por nuestros derechos, por una salud mental digna y de calidad. Pero no fuimos muchos, eso, para el colectivo es descorazonador. Si los afectados por un problema no son los primeros en hacer valer sus derechos, no podemos esperar que el resto de la sociedad se haga eco de tales problemas. Puede haber varias razones por las que el sábado 28 eramos pocos más de 200 personas, Nuestros amigos de ASIEM, luchadores como nadie por conseguir que la Administración ponga en marcha los planes y proyectos de los que tanto se habla lo han descrito muy bien en su página. Compartimos sus palabras y las hacemos nuestras:

“Apenas 200 personas nos reunimos ayer en la manifestación por una salud mental digna, ¿fracaso absoluto de asistencia? No absoluto, porque algo es mejor que nada pero tenemos que reflexionar acerca de los motivos por los que la gente no está saliendo a manifestarse a la calle.

¿Será que la situación de la salud mental es buena? Yo, sinceramente no lo veo. Todos los días atendemos a personas que viven su vida en precario sin recibir ninguna atención para paliar esa situación, recluidas en casa y con su familia desesperada y desesperanzada por ello, luchando ellos mismos para corregir y mejorar esa situación, ejerciendo de psicólogas, enfermeros, terapeutas, integradores sociales y hasta de psiquiatras, verdaderos gestores de casos. Sin embargo y a pesar de que esto ocurre en una mayoría de familias donde hay una persona con problemas de salud mental grave, las familias que salen a manifestarse son una minoría que no representa la realidad del problema, ayer apenas unas decenas.

¿Será entonces que no hay tantos afectados tal vez? Pues tampoco, porque sólo en la ciudad de Valencia, según las estadísticas, cerca de 20.000 personas padecen problemas de salud mental tales como esquizofrenia, trastorno bipolar, trastornos de personalidad y otros. Si además añadimos otros problemas más comunes, pero igual de mal atendidos como ansiedad, depresión y otros, el nº puede ascender hasta cerca de 80.000 personas. ¿Tantas, en serio? ¿Entonces sí hay un gran nº de personas afectadas por un problema de salud mental, entonces ¿qué pasa? ¿por qué no salimos a la calle?

Apunto mi respuesta: nos sigue dando vergüenza, seguimos teniendo miedo a que se entere nuestro entorno y nos sigue importando enormemente lo que piensen de nosotros por padecer un problema de salud mental. Y este lastre que nos impide salir a la calle es y será el motivo por el que no somos importantes, nadie va a actuar rápido para mejorar la salud mental porque no ejercemos presión social, porque no nos queremos significar. Pues amigas y amigos, nadie hablará de nosotros cuando hayamos muerto.

El vecino del 1ª tiene problemas cardíacos, le operaron hace poco, el del 7º tiene cáncer de colon y le están dando quimio, la chiquilla del 2º tiene una enfermedad genética por la que necesita ir en silla de ruedas, la del 4º es diabética y se pincha insulina, el del 3º va a diálisis casi todos los días… ¿y el del noveno?, nadie sabe qué le pasa al del noveno, parece que no sale mucho, de vez en cuando le encuentras en el patio y se sube corriendo por las escaleras. Hay que esconder a toda costa que ese chaval ha sido diagnosticado de un problema de salud mental al que alguien ha llamado esquizofrenia. Nadie sabe el sufrimiento que le genera a este chaval y a su familia tener que esconderlo a toda costa.
Y por eso este chaval no viene a la manifestación, su familia tampoco y otras decenas de miles de personas tampoco vienen, porque sigue dando vergüenza y pánico que se enteren tus vecinos de que lo que te pasa es que padeces una enfermedad mental. Nunca se van a tomar medidas reales ni efectivas, no se va a destinar ni un solo céntimo a mejorar el paupérrimo y endeble sistema de salud mental que tenemos porque no hay presión social.

A su vez tampoco vamos a cambiar la manera de trabajar de muchos profesionales si no expresamos cómo queremos ser tratados y atendidos. Ayer tampoco hubo una importante representación de profesionales. Pues señoras y señores, luego no se quejen y diluyan sus responsabilidades en la presión asistencial ni en la sobrecarga de trabajo porque a la hora de la verdad, a la hora de protestar callan.”https://www.facebook.com/asiem.organizacion/posts/2011946452375823

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s